Hace unas semanas hablamos de la plasticidad del cerebro y ahí vimos cómo, a través de la repetición, nuestros cerebros construyen conexiones o caminos que nos permiten alcanzar una acción cada vez con un menor esfuerzo. Con el tiempo, estas acciones se convierten en algo ‘natural’ o hasta en algo automático.

·

Imagina a un bebé aprendiendo a caminar. Requiere de toda su atención y con todo y eso les suceden algunos accidentes. Ahora, obsérvate a ti caminar. Cuando caminamos no estamos completamente enfocados en nuestros pasos o nuestro equilibrio, normalmente estamos pensando en algo completamente distinto a la acción de caminar, y sin embargo seguimos caminando. Esa es una forma en la que el cerebro ha construido un camino tan sólido que no requiere de nuestra energía consciente para lograr la acción. Los patrones de movimiento natural nos sirven en cuanto que nos permiten dirigir nuestra atención a otras actividades mientras los completamos, pero…. eso los convierte en algo muy difícil de cambiar.

·

Cada movimiento que realizamos, dentro o fuera del gimnasio, tiene algún nivel de energía inconsciente controlando lo que sucede basado en cómo hemos realizado ese movimiento, o versiones similares, en el pasado. Son esas versiones pasadas las que sientan las bases de cómo lo haremos hoy sin pensarlo. Cuando nos topamos con CrossFit, y su uso de movimientos funcionales, nos dimos cuenta que movimientos que hemos hecho desde siempre de repente son incorrectos, ¡¿cómo está eso?!

·

Recuerda, es cada vez que realizas un patrón de movimiento específico que desarrolla los caminos inconscientes para realizar ese mismo movimiento después. Cuando eras un bebé de panza en el piso y trataste de levantar tu pecho para ver qué pasaba a tu alrededor, esa…. fue tu primera push-up. Cuando en tu cuna tomaste el brandal por primera vez para ponerte de pie, esa…. fue tu primera pull up, y así con todos los movimientos. Desde el día uno hasta hoy has construído y reforzado esos patrones de movimientos, pero nadie te explicó como caminar, o cómo levantar algo, o como poner algo arriba de tu cabeza, etc…

·

Es muy fácil caer en esta idea de que una vez que podemos hacer algo ya no necesitamos trabajar en las bases de ese movimiento. Recuerda siempre que muchos de los movimientos que has grabado en tu cerebro a través de los años no fueron realizados bajo el ojo crítico de un Coach, así es que quizá necesitas regresar y visitar esas bases del movimiento. No van a cambiar de la noche a la mañana. Empieza a trabajar hoy, realmente clavándote en el detalle y las minucias de los movimientos, y con el tiempo tus costumbres pasadas serán remplazadas con movimientos hermosos, eficientes y seguros