Ahora sí va el post de inicio de este año…. corto y al grano.

Va una confesión, una reflexión y un par de recomendaciones sobre el tema. Esta es la primera vez en años que hago una resolución de año nuevo - quieres saber cual es…. escribir en forma frecuente en este blog (me propuse uno a la semana, tú me calificarás a ver si lo logro) - y me siento un poco fuera del lugar haciéndola.

¿Por qué llevaba yo años sin hacer lo que prácticamente todo el mundo hace… y falla en el intento?….  precisamente por eso, mi reflexión hace 6 ó 7 años fue, “para qué hacer resoluciones de año nuevo - que invariablemente siempre implican hacer más cosas - si lo que necesito para llevar una vida más llena, más feliz, más grande, es precisamente hacer menos cosas.

El filósofo Danés Soren Kierkegaard alguna vez dijo una de las frases que más han resonado en mi vida: “de todas las cosas ridículas que hace el hombre, la que me parece más ridícula, es estar ocupado”. Alguna vez me di cuenta que (probablemente debido a mi falta de capacidad de atención) si trato de hacer muchas cosas (no necesariamente a la vez), termino haciendo ninguna. Así es que en lugar de tratar de cambiar mi vida por completo cada 1º de Enero, lo que hago es ordenar mis prioridades, mis objetivos y mis actividades cada semana.

Va algo que funciona muy bien, todas las semanas pregúntate “¿cómo sería un día ideal para mi esta semana? ¿qué de lo que hago necesito hacer más y qué necesito hacer menos?” y con base en eso organiza toda la semana - a mi me funciona muy bien.

Te propongo este año empezar un pequeño ritual semanal (toma, literal, dos minutos a la semana y puedes empezar evaluando el año que termina), siéntate sin distracciones, con tranquilidad y ve qué de la semana (o el año) que termina te hizo feliz, por qué estás agradecido y de la semana siguiente (o del año que inicia) pregúntate qué te motiva, qué te haría feliz. Encuentra no lo que ‘tienes o debes’ hacer, si no lo que ‘quieres’ hacer, ponlo en tu agenda para la semana y hazlo.

Muchas veces hacer menos es mejor que hacer más y hacer pequeños cambios sustentantes semana con semana es infinitamente mejor que tratar de hacer cambios monumentales de la noche a la mañana. Para la semana próxima…. nos vemos para entrenar :)