Hace ocho años empezó mi camino en CrossFit y con él emprendí este viaje a una vida más plena, feliz y saludable, la cual - no sin dificultades y altibajos - definitivamente ha valido la pena.

Hoy soy mucho más capaz que hace ocho años, sin embargo lo más valioso es que soy más sano que hace ocho años (que al principio no fue difícil, tan solo con empezar a moverme lo logré de nuevo) lo interesante ha sido que el camino a la salud, en lugar de estabilizarse, ha sido cada vez mejor.

Si viendo hacia atrás me preguntara, cuál ha sido ‘ese elemento’ que más ha impactado en mi salud, si buscara, -como todos lo hacemos al principio ‘la respuesta’, esa dieta especial, o ese suplemento o proteína-  que más me hayan ayudado a alcanzar un estado saludable, lo que más impacto haya tenido…. la respuesta sería todo menos lo que imaginé hace ocho años.

Siempre estamos buscando el remedio mágico, ese cambio único que si lo hacemos bajaremos de peso, aumentaremos nuestra condición, nos volveremos más fuertes. Siempre buscando el camino más corto.

El problema es que rara vez funciona así. La enfermedad y el des-acondicionamiento físico son estados muy complejos que muchas veces llevan años para desarrollarse.

En mi experiencia, aun cuando pudiéramos encontrar esa ‘solución’ que nos catapulte hacia la salud, en realidad es más una combinación de ‘cosas pequeñas’ lo que hace la diferencia en el largo plazo.

¿A qué me refiero con ‘cosas pequeñas’?

- Comprometerse con meditar unos 5 ó 10 minutos al día

- Ser constante con el entrenamiento

- Agendar una salida en bici o al campo con amigos

- Procurar una alimentación diaria basada en ‘plantas y animales’

- Acostarse temprano, todos los días

- Usar más la bici y menos el coche

- Salir al parque a caminar y tomar el sol unos minutos

- Practicar Yoga una vez por semana

- Tomar agua durante el día

- Sentarse a comer, con tranquilidad, sin distracciones.

Ninguno de estos son cambios enormes por sí mismos. De hecho, se ven tan insignificantes que no podrían hacer mucha diferencia - y eso es exactamente lo que nos detiene a empezarlos o hacerlos con regularidad.

Pero esta es la clave, cuando los pones todos juntos, pueden tener un impacto impresionante en nuestra salud - pueden ser la diferencia entre la salud y la enfermedad.

La ‘respuesta’ depende de cada persona y la verdad es que siempre la combinación de muchas ‘cosas pequeñas’ es la base de la vitalidad, la felicidad y la salud.

Tomando en cuenta todo esto, ¿qué ‘cosa pequeña’ pudieras hacer para acercarte un paso más a la salud ( o mejorar tu desempeño en el gimnasio o la meta que tengas)? Deja un comentario.