¿Alguna vez has pensado en lo que realmente te apasiona? ¿Qué es lo que te hace sentir vivo? ¿Qué es lo que te motiva a seguir luchando por tus metas? ¿Estás tomando decisiones con base a lo que tú quieres o a lo que la gente quiere de ti? Piénsalo un minuto y date cuenta si es realmente tuyo o le pertenece al alguien más. 

Cada uno de nosotros tiene su camino trazado y nos corresponde llegar a nuestro destino tomando la decisiones adecuadas. Esto lo hace una travesía personal y así se debe mantener para descubrir el valor que tiene. No significa que dejes a un lado a tus seres queridos, si no que los utilices como apoyo para cumplir tu propósito, sin importar lo que los demás piensen de ti.

No es una tarea fácil pero te darás cuenta que cuando verdaderamente vives tu vida y das gracias por lo que tienes serás una persona mucho más feliz. Busca tu camino y síguelo hasta que llegues a tu destino y ya que estés ahí, voltea hacia atrás y reflexiona. Dale el valor merecido a tu esfuerzo porque de ahí viene tu crecimiento como persona.

Juan Pinzón.

Juan