Ya hace casi 5 años que empecé en esto del CrossFit. Llegué por medio de una amiga que me habló maravillas de este "nuevo deporte", de todo lo que había logrado y de las nuevas habilidades que había adquirido.

En esta plática introductoria, Thiana me mostró un video en su celular donde Chris Spealler, un atleta consagrado de CrossFit hacía maroma y media en barras, pesas, cuerdas, mancuernas y demás aditamentos en un promocional de calzado deportivo.
Creo que ha sido de los videos que más recuerdo. Lo hacía ver tan divertido que era imposible no querer intentarlo.  Así que lo intenté; me acerqué, me gustó y 5 años después sigo aquí.

En ese entonces yo estaba por cumplir 36 años y en cuestión de unos cuantos meses mi salud, mejoró muchísimo; creo que nunca en mi vida me había sentido tan bien.

Hoy estoy a unos meses de cumplir 41 años y la historia no es diferente; me sigo sintiendo excelente y puedo decir que no me imagino practicando otra disciplina que no sea esta, sin embargo también creo que mientras la edad avanza, las necesidades de acondicionamiento físico, si bien no cambian, se van ajustando en función de nuestra dinámica de vida.


Entre más años acumulamos, más imperiosa es la necesidad de mantenernos fuertes, funcionales y activos. Más importante se vuelve el dormir y comer bien, así como alejarse más de hábitos y vicios dañinos, y tener un abdomen de lavadero ha pasado a segundo término (Eso sí ¡no te rindas! Por ahí andan esos cuadritos.)

Lo divertido es hacer un Clean, un Snatch, una buena serie de pullups o un set de remo intenso. Esa es la parte recreativa. La hora que pasamos en el box nos deja no solo sudados y adoloridos sino sumamente contentos. (Si no ¿por qué lo haríamos?).


Lo difícil esta allá afuera cuando hay que pensar en lo que tenemos que comer, en si tomar ese refresco o no, en encender ese cigarrito o tomarse un mojito el fin de semana. Esa lucha interna entre el bien y el mal es la más dura de todas.

Como Coach puedo sugerirle a un atleta de 21 o 22 años que evite esto o el otro; que no consuma azúcar, que no beba o que le baje a la fiesta y se duerma a las 9 pm.
A ti, que estas arañando los 40 es mucho lo que podría sugerirte, lo difícil es que lo lleves a cabo. A estas alturas tienes hábitos más arraigados y sí, es más difícil cambiarlos a estas alturas.

¿Cómo debemos los cuarentones relacionarnos con el CrossFit o con cualquier esquema de acondicionamiento físico?

En mi corta experiencia te puedo decir que lo más importante es sentirse bien; esto es muy subjetivo pero quizá las siguientes preguntas te ayuden a definirlo:

- ¿Me siento con energía suficiente para desempeñarme en la vida?
- ¿Me siento libre de hábitos dañinos (y de personas tóxicas)?
- ¿Me siento positivo, motivado en la mayoría de los aspectos de mi vida?
- ¿Me siento en un buen momento en lo social, lo económico y en lo espiritual? (Espiritual, léase también como conciencia)

Hazte a ti mismo estas preguntas de la manera más honesta posible y estoy seguro que podrás medir el nivel de bienestar en tus propios términos.

Lo que sucede en el gimnasio durante el WOD es una réplica de lo que sucede allá afuera en tu vida diaria. Si ves que quizá no estas rindiendo en los entrenamientos, no siempre va a deberse a tu edad, movilidad, destreza o alimentación. Muy posiblemente sea resultado de alguna situación externa que debas resolver. Si se puede resolver, resuélvelo; si no se puede, no permitas que eso afecte tu rendimiento y tu vida. No se puede resolver y punto.

CrossFit para nosotros los cuarentones es sumamente bueno. Nos mantiene activos, motivados y contentos. Nos reta a demostrarnos que podemos movernos igual o mejor que un joven de veinte con cuadritos en el abdomen, nos ayuda a construir las bases para que en 20 o 30 años sigamos siendo funcionales, nos invita a llevarnos más allá de nuestros propios límites y no menos importante, nos hace rodearnos de personas que hacen exactamente lo mismo que nosotros y que nos inspirana retarnos y a mejorar.

A esta edad practicar un deporte como éste de manera regular es la mejor forma de decirle a tu cuerpo que te importa aunque sea un poco. Así que si de pronto pasa por tu mente la idea de dejarlo por cualquier motivo, no te preocupes, la solución es simple; no lo hagas.

Hoy, 5 años después y ubicado en el cuarto piso de la vida te puedo decir que aún sigo queriendo imitar Chris Spealler haciendo Burpee Pullups y Squat Snatches en aquél video que me mostró Thiana.  

¿Te ves haciendo Pullups a los 70 años?
Yo sí.


Itzik Ozeri S.

Itzik